Llévenes Wedding & Event Planner

Otoño nupcial: ramo de novia preservado o natural

Otoño nupcial: ramo de novia preservado o natural

¿Buscando el ramo de novia perfecto? Con el otoño, damos comienzo a una nueva temporada de bodas y a tendencias estivales que ofrecen cada vez más posibilidades. Esta semana en el blog queremos analizar las dos opciones de ramo de novia preservado o ramo de novia natural. Nos encanta todo lo concerniente a la decoración floral de una boda, y en este área el ramo de la novia se coloca en el pódium de los campeones. Sin duda, es el complemento protagonista para cualquier look nupcial, y en cada vez más ocasiones, se convierte en el foco de mira de todos los invitados. Así que es normal que tengas dudas ante una decisión tan importante. Muchas novias se plantean si escoger entre la opción tradicional o un ramo de novia preservado. Sigue leyendo y decide con cuál te quedas tú. 

Ramo de novia natural

Cada una de las posibilidades que vamos a analizar en este post cuenta con pros y contras. Así que comencemos cuanto antes con el ramo de novia natural. ¿Sus pros? Es mucho más económico y tiene una infinita variedad de flores entre las que escoger. Tonos ocres, rosas, blancos, verdes… En este aspecto no encontramos límites. Podemos jugar con los colores pero también con las texturas y las formas. Todo lo que quepa en tu cabeza podrá ser plasmado en un ramo natural. Además, la decoración de los tallos acepta múltiples variaciones: gasas, cintas de diferentes tejidos, flecos, etc. 

Eso sí, no tienen tanta durabilidad como la opción preservada. La vida del ramo de novia natural es corta, aunque con temperaturas idóneas y un buen tratamiento, podrás disfrutar de él hasta casi una semana. Siempre que lo mantengas en agua y lo cuides como si de un hijo se tratase. Una vez pasen estos días, ya no tendrás la posibilidad de disfrutarlo cada momento. Este es, por tanto, su principal contra.

Ramo de novia preservado

Si comenzamos por sus pros, del ramo de novia preservado tenemos que destacar su perdurabilidad. Si lo conservamos en condiciones de no mucha humedad, sin sol directo y en un jarrón en el que se mantenga aislado de golpes o roces, tendremos ramo de novia para varios meses. Este, que es el sueño de muchas parejas, se puede convertir sin embargo en un gasto añadido innecesario. Y es que este es su principal contra, el precio. Más caro que un ramo de novia natural, el preservado requiere una inversión mayor. 

Aunque merece la pena el esfuerzo si atendemos a su calidad. La variedad de flores y verdes preservados ha aumentado considerablemente en los últimos años. Y su calidad en la terminación lo ha hecho exponencialmente. En muchas ocasiones, incluso, llegamos a confundir un ramo preservado con uno natural. Su tacto y apariencia son tan similares que pueden resultar imposibles de diferenciar. Además, permiten una decoración con cintas de texturas y formas muy variadas que dan el toque final al ramo. 

La opción más acertada

En Llévenes Wedding Planner siempre recomendamos lo mejor para nuestras parejas. En cada caso, decantarse por una opción o por otra solo depende de lo que los novios deseen. Y si no consiguen inclinarse hacia uno de los dos lados, nuestra propuesta es combinar ambos. Sí, sí, como lo oyes. A nosotras nos encanta mezclar flores y verdes naturales con preservados. Se consigue una composición diferente, atrevida y muy original. En el mundo nupcial tenemos posibilidades tan maravillosas de ramos, que cualquier opción es posible. Lo importante es que refleje la personalidad de la novia y la haga sentir especial. Y tú, ¿con cuál te quedas?

 


Foto sesión INANNA:

Fotografía @duefotografia.es

Vestido @angelapedregal

Organización y decoración @llevenesevents

Flores @amandalopezdecoraciones

MUAH @cheloescobarmup

Modelo @ana.acosta11 @enarius_mt

Tarta y cupcakes @irenebakeryreposteria

Finca @fincacondadodecubillana

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*